Crítica de “Expediente Warren: El caso de Enfield” (James Wan) por Jordi Sánchez

Todos sabemos que James Wan es un referente en el panorama cinematográfico actual…pero tal vez,lo que desconocen algunos,es que Wan es un gran realizador…pero no necesariamente “de genero” como muchos le achacan…Wan es extraordinario dirigiendo actores,componiendo cuidados e hipnóticos planos,y creando adictivas y bellas secuencias…y es por eso que lo fijamos como uno de los principales responsables de muchos de los primeros puestos de taquilla en los primeros fines de semana de exhibición.

Es capaz de desbancar y postrarse como una de las principales excusas para acudir a una sala a pasárselo en grande,pero inclusive,para apreciar un producto de altisima calidad…y para obtener ese merecido título,aunque fuere de una manera gradual y de un modo reservado y modesto,ha tenido que atreverse con casi todos los géneros y campos propios de cualquier aficionado de use y disfrute.

Se ha especializado en terror,se ha atrevido con la comedia negra,se ha prestado para el thriller,ha saltado al vacío con la acción mas desenfrenada…y quien sabe si algún día nos sorprenda con una cinta de corte romántico…y lo mas importante,ha contentado a todos los seguidores de cada uno de estos segmentos.

Este director,productor y guionista,empezó sus andares con su hasta hace bien poco, colaborador y fiel amigo,Leigh Whannell…éste,basicamente en calidad de guionista,actor,y recientemente…director.

Tandem de artistas y fans acérrimos del genero fantástico y de la acción a todo trapo…originarios de tierras australianas…

…con dieciséis años de separación firmaron “Stygian”,cinta de poco coste que se visualizaría como una pequeña batidora de todo lo visto hasta ahora en su espesa y rica filmografia…payasos,asesinatos,y dimensiones paralelas…“Stygian” sigue aún como curiosidad amateur,inédita para la mayoría de los mortales…

Sobre el 2004 llegó lo que para algunos podríamos destacar como el inicio de algo grande,y para otros,algo grande unicamente en su inicio…“Saw” nos mostraba a un retorcido asesino en serie en la línea de “Seven”…con nada que envidiar al clásico de Fincher,y con un macabro y claro homenaje al “Mad Max” de Miller.

Wan y Whannell construyeron un sólido trabajo en forma de “puzzle”,y con un ending digno de enmarcar…para muchos,un truco barato,y para otros ,maestro…lo que si es cierto es que  la mayoria no lo vimos venir,y el que diga lo contrario…miente.

“Saw” se mostró como una cinta contundente,referencial…y se forjó filme de culto por excelencia…con un inquietante guión y una atmósfera opresora firmada a base de sólida empuñadura.

Tres años mas tarde,Wan,nos entregó dos excelentes cintas(a modo casi simultaneo)… “Dead silence”,cuento de terror de la vieja escuela con profundas raíces a la antigua Hammer en el que incluya títeres,posesiones,leyendas macabras y altas dosis de ventriloquia…(personalmente,un trabajo muy infravalorado y una de las mejores cintas sobre muñecos que se han visto nunca)un indispensable para la noche de Halloween,y de lo mejor que nos entregó la Universal ese año…y claramente,como no,de obligada revisión como acaba sucediendo con la mayoria de sus creaciones…

Y la segunda…“Death sentence”,thriller con moralina incluida sobre iniciaciones,venganza,lazos familiares,bandas callejeras,e inminente redención…con un impecable uso de la camara y reminiscencias al “Taxi driver” de Scorsese entre otras.

Las dos cintas se mostraban de tono contundente…cada una en su contexto y ámbito…pero lo cierto,es que pasaron por el mercado comercial sin pena ni gloria…de una manera mas bien discreta…

Posteriormente,Wan,se atrevió con lo que a modo personal creo ser su patinazo o desliz mas importante en toda su filmografia como autor…su decisión cinematográfica mas dividida…me remito a su saga paranormal mas “actual”…

…sus “Insidious” fueron dos cintas de corte moderno sobre familias des estructuradas,casas encantadas,mundos aleatorios y viajes temporales al mas puro estilo “Poltergeist” y la “Dimensión desconocida”…un sin sentido cinematográfico de desarrollo plano,repetitivo,montaje mediocre,y con unos personajes sin alma…a pesar de que poseía,como en todos sus escritos,una excelente puesta en escena…única e intransferible.

“Insidious”,o “The Astral”,como pocos la conocen,se nos visualizó con un tono tal vez mas juvenil en comparación a toda la madurez que se nos mostraría más adelante…

En un punto y aparte a toda su colección de personajes circenses,el año pasado,Wan, tomó el relevo de Justin Lin para crear en poco tiempo la séptima entrega de la inflada “Fast & Furious”,haciendo una pausa indefinida como realizador en el sector del horror… y como no,nos obsequió con un producto de sobresaliente dentro de lo que la ya trillada temática automovilística podía dar de sí,e hizo las delicias durante mas de dos horas,de fans,y de no tan fans,de la ya conocida franquicia…coronandola como lo que tal vez es para muchos,la mejor parte de la saga,en un territorio del que Wan,ni corto ni perezoso,solo estaba de paso…hecho que tal vez se vuelva a repetir con la inminente “Aquaman” o su “Mcgyver” para la televisión…

Pero aquí y ahora nos centramos en lo que fue hace tres años su trabajo mas maduro hasta la fecha…

…Wan nos regaló lo mejor de él mismo creando una de las mejores muestras de cine de terror como pocas veces se ha visto desde los años 70,principios de los 80,y mediocremente utilizado como recurso en los agitados 90…

…excelentemente narrada,combinada…con un excelente uso de sus tiempos…contruída lucidamente,con inspirador ingenio ascendente… y basada,como no,en supuestos hechos reales…

“The Conjuring” o aquí mal bautizada y castigada con el poco imaginativo y acertado apodo o sobrenombre de “Expediente Warren”.

Cinta sobre maldiciones que tal vez el tiempo le entrégue la etiqueta de clásico indispensable…homenaje a todos los posibles referentes del género…inteligentemente cogidos de la mano y en solida comunión…

…muñecos,casas encantadas,posesiones,sotanos oscuros,dosis de buenos sobresaltos y pareja poseedora de gran complicidad en pantalla…su ya asiduo Patrick Wilson y la siempre efectiva Vera Farmiga.

Podemos asegurar que a pesar de que Wan poseía un fiel numero de seguidores,éstos,estaban en minoría,y ésa cifra se mostraba reducida y rozando hasta el ridículo en comparación con la maestría demostrada…y no fue hasta la llegada de este notorio y exquisito trabajo de artesanía,en que crítica y publico,se unían por primera vez,dejando claro quien era el responsable de tales acontecimientos y de que manera lo hacia…

Estos “Indiana Jones” de lo paranormal,calaron bien hondo,y empatizaron de tal manera entre el espectador,que su retorno se mostró claramente inminente…

Y es ahora,cuando Wan,nos vuelve a abrir su polvoriento y rojo telón teatral,y nos muestra en letras aun mas grandes,las palabras espectacularidad y talentosidad…ya que pocas veces los dos adjetivos son recíprocos o se nos dictan en relación.

“El caso de Enfield” es la continuación directa de la citada cinta,de éste conjuro…con su misma y exquisita estructura…añadiéndole doble ración de todo lo ya experimentado.

Se nos muestra como una golosina aun mas dulce,mas variada,mas vertiginosa,y aun mas excéntrica…una atracción aún mas compleja y profesional…sin perder los papeles ni la cordura por el camino…y esta vez,excelentemente ambientada en la Inglaterra de la época.

“El caso Enfield”,es tal vez la cinta mas escabrosa de este realizador malayo,mostrándola no mejor que su predecesora,pero si al mismo nivel…igual de redonda,y compuesta a cual rompecabezas de mas de 500 piezas…y en que  de una manera asombrosa y brillante,en dos horas,encajan todas…

Con claras referencias a la controvertida “Ghostwatch” del 92,la famosas leyendas del “Slender man”,el “Convent” de Mike Mendez o hasta “The Frighteners” de Peter JacksonWan,nos vuelve a demostrar,que a cada trabajo que suma,nos entrega una versión asombrosamente mejorada de sí mismo…para un publico cada vez mas cansado de que no se le ofrezcan experiencias frescas,originales,renovadas,inteligentes…con infinitas e imaginativas ganas de variar y dejar de ser tratados como meras cifras…

…y es que Wan,no solo nos muestra un terror con tonos y rasgos muy personales para su caso de Enfield…conoce y es muy consciente,de la formula cinematografica perfecta…cual muñeco tan deseado en su “silencio mortal”…y de un modo similar a Spielberg,sabe que un refresco,para que tenga éxito,cale hondo,y sacie la sed del consumidor,no solo está compuesto de gases y azúcares…

Por Jordi Sánchez

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s